Propósitos de año nuevo: modo de empleo

Acaba el año y es hora de hacer balance, de comparar tus logros con lo que un día imaginaste.

Publicado en: Desarrollo personal

2010 es un año que impone respeto, para la generaciones nacidas antes de los años 80 del siglo pasado, el futuro ya está aquí, los sueños, los proyectos y los ideales en la mayoría de los casos se han transformado en una carrera profesional que no tiene por qué responder a las expectativas de juventud. Es hora de hacer balance, de comparar tus logros con lo que un día imaginaste y quizás haya llegado la hora de replantearte la vida. Las Navidades son el momento idóneo para ello, ya que es el momento del año en el que reflexionamos sobre nuestra vida con algo de perspectiva.

Por eso, este año te proponemos que les dediques a los propósitos de año nuevo o resoluciones el tiempo que se merecen. Siéntate con calma en un lugar en el que nadie te moleste o te interrumpa y contesta por escrito las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál era tu proyecto de vida antes de empezar a trabajar, con qué soñabas?
  • ¿Cuál es tu situación actual? ¿Estás satisfecho o decepcionado? ¿Te gustaría cambiar de rumbo?
  • ¿Qué has logrado en los últimos años? ¿Estás progresando día a día o has dejado de crecer en los planos personal y profesional?
  • ¿Qué te gustaría conseguir en el próximo año? ¿Y en la próxima década?

Elabora una lista de metas para el próximo año y la próxima década y déjala madurar en un cajón durante unos días. No tengas prisa, te irá mejor con una lista demoledora el día 15 de enero que con una improvisada en año nuevo en plena resaca de fin de año. Debajo de cada objetivo escribirás la fecha en que deseas lograrlo, las ventajas de conseguirlo, pensamientos positivos que te vengan a la mente al visualizar su logro y, en líneas generales, la estrategia y las acciones que tendrás que llevar a cabo para garantizar el éxito. No te quedes paralizado por la indecisión, siempre estarás a tiempo de modificar tus metas o estrategias sobre la marcha.

Cuando tengas la versión revisada y definitiva escríbela en una de las páginas en blanco de tu agenda o en un papel pequeño que puedas llevar siempre contigo. Lo ideal es que las leas cada mañana y te preguntes ¿qué puedo hacer hoy para avanzar en alguna de mis metas?

Además de las metas generales (salud, carrera, relaciones, viajes, etc.), también puedes hacer una lista de aspectos de tu vida que te gustaría cambiar o mejorar, cosas que quieres empezar a hacer o dejar de hacer. El ser humano tiene una capacidad limitada de cambio, por lo tanto si intentamos transformar 50 aspectos de nuestra vida al mismo tiempo estaremos abocados al fracaso.

Haz una lista con las necesidades más apremiantes, las facetas de tu vida que pidan un cambio a gritos y trabájalas de una en una por orden de prioridad, es decir, no empieces con el segundo propósito de la lista hasta que no hayas convertido el primero en un hábito consolidado y lo tengas bajo control. Documéntate, lee libros, busca experiencias de gente que haya conseguido lo que te planteas tanto entre tus amistades como en foros de Internet y blogs.

Algunas ideas de metas para 2010: hacer realidad tu proyecto empresarial, acabar los estudios, buscar pareja, hacer el viaje de tus sueños; y de buenos propósitos: ahorrar, dejar de beber alcohol, ponerte en forma.

No se trata de crear una lista cerrada con objetivos inamovibles, con el paso del tiempo podrás eliminarlos, modificarlos o añadir otros en función de las nuevas prioridades que aparezcan. Si te quedaste corto podrás ser más ambicioso y si por el contario fuiste demasiado optimista, tendrás que ser sincero contigo mismo y ponerte metas más realistas.