Cómo aprender un idioma sin estudiar

Para dominar un idioma se necesitan miles de horas de aprendizaje y práctica, no hay vuelta de hoja. Pero...

Publicado en: Desarrollo personal

Para dominar un idioma se necesitan miles de horas de aprendizaje y práctica, no hay vuelta de hoja. Pero esto no significa necesariamente que debamos pasar todo este tiempo estudiando, ni mucho menos. Si convertimos este proceso en un suplicio, con ejercicios de gramática, ortografía y memorización, tendremos muchas más probabilidades de desistir y tirar la toalla. Los cursos y métodos tradicionales que se imparten en centros educativos y academias son por lo general muy eficaces para aprobar exámenes, pero no para aprender idiomas.

¿Cuál es la alternativa? Muy simple: aprender idiomas sin cambiar tu rutina, haciendo las mismas actividades que ahora en la lengua que pretendes adquirir.

Nivel principiante

Puedes empezar con un método intuitivo que te permita descubrir el idioma con las mínimas explicaciones gramaticales. Los niños aprenden su lengua materna de esta forma, a base de horas y horas de exposición diaria. Si partes de cero empieza con un método que incluya situaciones cotidianas en versión papel y audio.

Utiliza materiales que estén a tu nivel. Lo ideal es entender un 90% de lo que lees y escuchas para poder seguir progresando paulatinamente. Los libros para niños y adolescentes son un excelente recurso para los principiantes, las canciones también son una forma entretenida de aprender.

Nivel intermedio o avanzado

Una vez adquiridos los conocimientos básicos de una lengua podemos empezar a disfrutarla. En esta fase nos olvidaremos en la medida de lo posible de que estamos aprendiendo y nos dedicaremos a absorber la lengua de una forma pasiva, con una intervención mínima por nuestra parte. El aprendizaje consciente debería pasar a un segundo plano y para ello tendrás que buscar contenidos interesantes o de entretenimiento. Estos son algunos de los recursos que utilizaremos para seguir mejorando el idioma con el mínimo esfuerzo:

  • Sigue por Internet la prensa en este idioma y suscríbete a revistas semanales o mensuales. Durante la lectura, no busques cada palabra desconocida: solo las que aparezcan con frecuencia o sean imprescindibles para comprender el texto (al igual que haces en español). No te dejes abrumar por todo lo que no entiendes, céntrate en lo que entiendes.
  • Sigue la televisión en estos idiomas por cable, por satélite o mediante Internet.
  • Acostúmbrate a buscar siempre la versión original de libros, películas y series en la lengua que estudias. Elige películas y series rodadas en el idioma elegido para empaparte de la lengua y la cultura. Si no consigues seguir el hilo, apóyate en los subtítulos en la lengua original para que no se te haga pesado por el esfuerzo (recuerda que no estás estudiando, sino pasando el tiempo con contenidos de ficción).
  • Lleva siempre en tu reproductor mp3 podcasts de programas de radio en los idiomas que estudias para aprovechar las horas muertas o perdidas en salas de espera, desplazamientos de transporte, etc.
  • Practica siempre que tengas la oportunidad: con turistas, con residentes extranjeros, busca nativos con los que practicar mediante chat o llamadas voip, en tus viajes o estancias en el extranjero, etc.

Lo más importante a la hora de aprender idiomas es mantener un contacto diario con la lengua, aunque sea de 20 minutos. Y esto sigue siendo válido para los idiomas que ya domines, necesitan un mantenimiento, que no estudio, que puedes realizar fácilmente siguiendo la prensa, radio y televisión de estos países.